Cómo maximizar tus recursos en una granja avícola

Cada vez está más de moda el producir tus propios alimentos por las grandes ventajas que presentan: sabor, color, saber lo que comes y beneficios para el medio ambiente además de ser una actividad muy gratificante. Una forma fácil de comenzar es creando  tu propio gallinero, para poder comer huevos frescos todos los días.

Para elegir las gallinas primero debes saber que hay especies consideradas ponedoras como la roja y otras más apreciadas por su carne (cluecas) como la raza Sussex.

Para una familia bastará con tres o cuatro gallinas ya que de media una gallina pone entre 200-240 huevos por año.

El rendimiento de las gallinas va ligado a:

  • La edad de la gallina, alcanzando su máximo en el primer año
  • La calidad del alimento y del agua que les proporcionemos.
  • Los cuidados de bienestar e higiene. Los animales felices son más productivos.
  • Y fundamentalmente a las horas de luz que reciban, por lo que la puesta de huevos será mayor durante los meses de días largos que en los meses de invierno.

Para montar el gallinero tendremos que estudiar, en primer lugar, su ubicación intentando situarlo en las zonas que reciben más horas de sol diarias, normalmente en dirección sur. Como ya hemos dicho la horas de luz incidirán directamente en el rendimiento de nuestras gallinas.

Para que la producción sea legal, ha de cumplir con un mínimo de espacio para cada gallina de 750 cm² de superficie de la jaula, un nido, una yacija, aseladero y dispositivos de recortes de uñas que permitan satisfacer las necesidades básicas del animal.

 

 

2 respuestas a «Cómo maximizar tus recursos en una granja avícola»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *