Picudo rojo, combatiendo la plaga

Cómo detectar el Picudo

Los primeros síntomas que podemos observar para confirmar que la plaga del picudo rojo ha atacado a nuestras palmeras son varios. Por una parte, las hojas más jóvenes y centrales de la misma presentan foliolos serrados (comidos), se ven de color amarillo apagado y están marchitas. En los casos extremos se puede secar toda la copa y producir la muerte de la palmera. También es característica la producción de un olor fuerte, debido a la fermentación del tejido afectado por la microbiota intestinal de las larvas. Una vez comienzan a devorar la palmera, más picudos se suman a esta acción, atraídos por el olor que desprende la palmera infestada.

El principal problema que presenta esta plaga es que es imposible detectarla antes de que la palmera se vea infestada de manera importante, ya que el picudo en estado larvario devora la palmera rápidamente y desde dentro. Utilizan sus enormes mandíbulas para devorar las partes más tiernas de la planta, comenzando por la base de las hojas.

Otros procedimientos para detectar la plaga es la detección de los sonidos producidos por la masticación de la planta.

Propagación del Picudo

El adulto se desplaza volando o caminando.

El Picudo se siente atraído por:

  • Feromonas, que ellos mismos segregan para atraer a otros individuos.
  • Kairomonas (sustancias volátiles) que se desprenden de la palmera cuando ésta sufre heridas por golpes o cuando se realiza una poda sin tratar.
    En este sentido, influyen otros factores, por ejemplo, el viento juega un papel importantísimo ya que vuela contra él siguiendo el rastro de los kairomonas y de feromonas. La capacidad de vuelo del picudo está entre 3-5 km.

La dispersión más peligrosa es la provocada por el ser humano ya que debido al comercio, se mueve el material contaminado entre zonas, propagando la plaga a otros lugares, de ahí que veamos cómo se propaga entre países o zonas lejanas, debido a las exportaciones con falta de control.

¿Cómo curar una planta infestada de Picudo?

En un primer momento, se trató de luchar contra la plaga del picudo rojo eliminando por completo la palmera, trasladándola cerrada y triturándola.

Hoy en día, ha habido un cambio y se intenta, por todos los medios, salvar la palmera. Esto siempre es posible, mientras la yema apical siga sana, limpiando la palmera de sus zonas infestadas.
La yema es un órgano complejo de las plantas que se forma habitualmente en la axila de las hojas formado por un meristemo apical, (células con capacidad de división), a modo de botón escamoso (catáfilos) que darán lugar a hojas (foliíferas) y flores (floríferas).

COMBATIENDO LA PLAGA

La endoterapia, Inyecciones con tratamientos fitosanitarios al xilema del árbol en sentido acropétalo, está logrando muy buenos resultados, unida a aplicaciones foliares tipo ducha.  Este método evita la aspersión del producto por aire, evitando contaminar el medio ambiente.

Se han utilizado agentes biológicos inócuos mediante la utilización del hongo Beaveuria bassiana, hongo deuteromiceto que crece de forma natural en los suelos de todo el mundo y actualmente es utilizado como insecticida biológico o biopesticida controlando un gran número de parásitos de las plantas como son las orugas, las termitas, las moscas blancas, los áfidos, los escarabajos o los tisanópteros.

Los nemátodos Steinernema Carpocapsae con un tipo de gusano microscópico que se introduce en el insecto por sus aberturas naturales (boca, ano…) infestándolo en un plazo de 48h, es un tratamiento ideal para parques y jardines ya que es inocuo para el ser humano.

APLICACIÓN DEL TRATAMIENTO

Hay diferentes tratamientos y aplicaciones para combatir la plaga:

  • Con endoterapia
  • Con medios de aspersión como fumigadoras utilizando una pértiga extensible para aplicación de productos fitosanitarios.
  • Instalando un tubo de goteo con un difusor o difusores en el extremo desde la parte baja del tronco hasta el cogollo de la palmera y que permite aplicar el producto desde el suelo.

En Agroterra varios vendedores, de fitosanitarios y especializados, ofrecen tratamientos   para el picudo rojo.

PODA DE LA PLANTA INFESTADA POR LA PLAGA DEL PICUDO

  • Solamente se deben podar las hojas secas infectadas
  • No se deben cepillar los troncos.
  • Si se podan hojas verdes, la cicatriz se debe impregnar con aceite vegetal y se aplica un mástic de poda para evitar la entrada de parásitos .
  • Se deben realizar bien los cortes, evitando cualquier tipo de desgarro.
  • En la palmera Canariensis, la poda se debe realizar entre los meses de noviembre y febrero y aplicarle un tratamiento fitosanitario.
  • Los restos serán tratados y se transportarán tapados con mallas o plásticos hasta el lugar autorizado, para proceder a su destrucción.

 

Legislación

Según Decreto 77/2010 de 23 de marzo, donde se califica de utilidad pública la lucha contra el Curculiónido Ferruginoso de las palmeras (picudo rojo), se establecen las medidas obligatorias para su prevención y lucha.

La Consejería de Agricultura y Pesca marca un protocolo de actuación, que resumimos a continuación:

  • Es de obligado cumplimiento conocer la distribución de las palmeras en el municipio, sean de titularidad pública o privada, así como la situación geográfica de las mismas para planificar todas las acciones para prevención y control del picudo.
  • La vigilancia debe realizarse con una periodicidad mensual.
  • Aplicar tratamientos fitosanitarios cada 60 días en función de la época del año (la época de mayor actividad  del picudo se da de marzo a octubre). Si se confirma la presencia en la zona del picudo, habrá que aplicarlos cada 45 días.
  • Los tratamientos se realizarán por personal cualificado y que estén en posesión del carné de aplicador fitosanitario correspondiente.
  • Cuando la palmera esté muy infectada hay que eliminar las palmas y el tejido afectado con el fin de eliminar las formas vivas del picudo en la palmera, pero con cuidado de no dañar el ápice o cogollo de la palmera. Una vez limpia se aplica un fungicida de amplio espectro para evitar infecciones por hongos y se darán los tratamientos curativos autorizados.
  • En el caso de que la infección sea muy grave y que todas las hojas como la yema terminal estén afectadas, se eliminará de forma segura:
    1. Protección y aislamiento de la zona: Se extenderá un plástico o malla en el suelo y por los alrededores de la palmera para facilitar la recogida de los restos que puedan caer durante el proceso de arranque.
    2. Se eliminarán las hojas, y tanto éstas como otros  restos vegetales se pulverizarán con el tratamiento fitosanitario autorizado. Se rastrillará la zona y será fumigada. El material infectado se empaquetará en plásticos o mallas y será transportado al vertedero autorizado o a industrias que los destruyan mediante trituración. De no existir vertedero o industria, serán enterrados a una profundidad mínima de 2 metros. Posteriormente el enterramiento será apisonado. Es fundamental que el Ayuntamiento tenga a disposición de los ciudadanos un lugar de destrucción segura o  un espacio para enterrar los restos.
    3. A la corona y estípite, se les dará un tratamiento fitosanitario después de la eliminación de las hojas. Se envolverá con un plástico la cabeza y se separará del tronco con una motosierra.
    4. El estípite o tronco se podrá mantener si no está infectado sellando el corte con mástic (goma para sellar) o pintura asfáltica con insecticida, o bien se podrá cortar por la zona más cercana al suelo pero haciendo lo mismo en el tocón que queda: mástic o pintura asfáltica con insecticida.

LEGISLACIÓN SOBRE EL PICUDO ROJO EN PALMERA

  • Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (BOE n. 141 de 13/6/1998), Real Decreto 1190/1998 de 12 de junio por el que se regulan los programas nacionales de erradicación o control de los organismos nocivos contemplados en el anexo I y II del Real Decreto 2071/1993, que no estén aún presentes en el territorio español o en una parte del mismo.
  • Jefatura del Estado (BOE n. 279 de 21/11/2002), Ley 43/2002, de 20 de noviembre, de sanidad vegetal
  • Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (BOE n. 19 de 22/1/2005), Real Decreto 58/2005 de 21 de Enero por el que se establece las medidas de protección contra la introducción en el territorio nacional de organismos nocivos para los vegetales o productos vegetales originarios de la Comunidad o de países terceros, así como de su propagación.
  • Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (BOE n. 24 de 28/1/2006), ORDEN APA/94/2006, de 26 de enero por la que se modifica la Orden de 12 de marzo de 1987, por la que se establecen para las Islas Canarias, las normas fitosanitarias relativas a la importación, exportación y tránsito de vegetales y productos vegetales, para prohibir la importación de palmeras.
  • Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (BOE 113 de 12/5/2006), Resolución de 18 de abril de 2006,de la Dirección General de Agricultura por la que se publica la ampliación del Catálogo Nacional de materiales de base de diversas especies forestales para la producción de los materiales forestales de reproducción identificados.
  • Orden ARM/605/2009, de 6 de Marzo, por la que se establecen medidas específicas para la aplicación de la Decisión 2007/365/CE, de la Comisión, de 25 de mayo de 2007, por la que se adoptan medidas de emergencia para evitar la introducción y propagación en la comunidad de «Rhynchophorus ferrugineus» (Olivier) y medidas especiales de protección.

LEGISLACIÓN EUROPEA

 

Última hora:

La Comisión Europea va a concretar en pocas semanas la aplicación de neocotinoides.
El motivo es el impacto sobre las abejas. Se va a prohibir en el tratamiento de semillas, en aplicaciones de suelo y foliares, exceptuando está restricción a aplicaciones foliares en invernaderos y al aire libre tras la floración. En breve se conocerán los sectores afectados. Se puede leer más sobre la aplicación en palmera para combatir el picudo aquí

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *