Mildiu de la patata

El Mildiu de la patata o también conocido como Tizón Tardío, es una de las enfermedades más importantes de la patata, produciendo perdidas económicas en todo el mundo. Hace 150 años esta enfermedad produjo una fuerte hambruna y muchas muertes en Europa, época en que la patata representaba el 80% de la ingesta energética. Actualmente esta enfermedad esta empezando a presentar resistencia al principal fungicida.

Las principales fuentes de inóculo de esta enfermedad son los tubérculos infectados, y los propios restos del cultivo, siendo diseminados por el campo por medio de agentes como el viento, agua de riego herramientas, insectos, lluvia,…

Síntomas

Los síntomas iniciales en la planta son la aparición de manchas de color verde claro o verde oscuro, transformándose en necróticas cuando la enfermedad se presenta más avanzada, pudiéndose llegar a ver en el envés de la hoja un moho velloso de color blanco. En condiciones de humedad y temperatura elevadas la planta puede acabar muriendo.
Los síntomas en el tubérculo comienzan con una podredumbre seca de color marrón que va avanzando hacia el interior de la patata, tornándose el interior de color más oscuro y textura granular.
Suelen comenzar las infecciones en las zonas del campo en las que se producen encharcamientos.

Agente causal

El agente causal de esta enfermedad es el hongo Phytophtora infestans.

Ciclo de actividad

El hongo inverna en tubérculos, pero también puede hacerlo en los montones del resto del cultivo, para aparecer en las condiciones climáticas propicias y extenderse rápidamente por todo el campo.

La infección de esta enfermedad comienza con temperaturas bajas y humedades relativas altas, principalmente en condiciones de cielos cubiertos y épocas de nieblas.
Es especialmente peligrosa en condiciones de humedades relativas y temperaturas altas, debido a la rápida propagación de la enfermedad, una vez ya se ha producido la infección.

Los meses señalados podrán variar en función del clima de cada zona e incluso del microclima existente dentro de la parcela, por lo que deberán tomarse como referencia y tener en cuenta las condiciones climatológicas locales y estado vegetativo del cultivo.

Prevención y control

Uso de semilla libre de enfermedad y destrucción de posibles fuentes de inóculo como puedan ser montones de resto vegetales.
Labores culturales consistentes en aporcados para asegurar una buena cobertura del tubérculo, y evitar de esta forma la posibilidad de infección del tubérculo.
Aplicación de funguicidas protectores del cultivo.

Eliminación de los tubérculos afectados antes de proceder al almacenamiento, y conseguir una adecuada ventilación e intentar conseguir una temperatura baja durante el almacenamiento.

Bibliografía

El cultivo de la patata. ISBN: 84-8476-078-2 (Fernando Alonso)

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *