La junta de Castilla y León planificó la suelta de Jimena en un área limítrofe con las zonas de caza con perros de presa

La Junta de Castilla y León autoriza para los Cotos de Caza limítrofes con la Reserva de Caza de Riaño en León, la realización de batidas de caza con la participación de rehalas de perros de agarre.

El área del Valle de Vallorza, donde se tenía previsto liberar a la osa Jimena, se encuentra  a menos de diez kilómetros de distancia de una de las áreas de mayor intensidad de caza utilizando perros de agarre, como es el cercano coto de caza de Prioro.

En este coto y en el resto de los cotos  de caza de León donde habita el oso pardo, la Junta autoriza las partidas de caza en donde pueden llegar a participar hasta tres rehalas de perros, lo que  quiere decir que en una sola jornada de caza y batiendo un monte, puede haber hasta noventa perros persiguiendo y matando fauna salvaje.

En estas cacerías se llegan a producir ataques de los perros a ganado doméstico, ya que se utilizan  razas de perros consideradas PPP, (potencialmente peligrosas), perros que en muchas ocasiones los propios adiestradores les entrenan  potenciando su alta motivación para matar presas,  ya  que se trata de razas como dogos argentinos, pitbull, pastores alemanes, etc.

A lo  insólito  de que  la Junta de Castilla y León autorice esta modalidad de caza en las zonas oseras de la Cordillera Cantábrica ignorando el Plan de Recuperación de esta especie, se añade el hecho de que  el lugar elegido para liberar a la osa Jimena, se ubique en un área desde el cual, a poco que se hubiera desplazado del territorio de suelta, podía haberse  introducido en una de  las zonas donde se  utiliza a los perros de  presa y agarre para matar animales salvajes, lo que supondría para ella una muerte segura de haber llegado a ser localizada por los  perros.

El FAPAS sospecha, que una de las causas por las que la población de oso pardo no  evoluciona favorablemente en la zona oriental de la Cordillera Cantábrica, podría deberse precisamente a  la utilización de estos perros  de caza adiestrados para matar y contra los cuales ni tan siquiera un oso tiene muchas probabilidades de sobrevivir si es acosado.

Nota de Prensa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *