X

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Para más información haz click aquí.

 

Cría de pollitos: todo lo que debes saber

pollitos

La cría artificial de pollitos es una técnica muy común en la avicultura de ocio, ya que, si se realiza un adecuado manejo de las crías, los porcentajes de éxito son muy elevados. Comprende una serie de etapas que transcurren desde que el proceso de incubación artificial ha finalizado hasta que el pollito completa su desarrollo. Aunque el proceso de cría artificial requiere cuidados minuciosos, una vez culminado, se convierte en una tarea muy gratificante para todo aficionado a la avicultura de ocio.

Para criar pollitos se necesita muy poco: una criadora o un cuarto de cría para establecer el hogar donde se criarán los pollitos, luz artificial, alimento para los pollitos y, sobre todo, grandes dosis de pasión.

Preparativos

Si para la cría de los pollitos vamos a utilizar una criadora, antes de comenzar el proceso, debemos asegurarnos que el funcionamiento del aparato es el correcto y que la temperatura y la lámpara de calor están perfectamente reguladas. Además, la criadora debe estar totalmente limpia y desinfectada y los bebederos y comederos limpios y perfectamente preparados para la llegada de los pollitos. Si por el contrario, los pollitos van a ser criados en cuarto de cría, el habitáculo deberá estar preparado y totalmente acondicionado con suficiente antelación para que los pollitos puedan iniciar su desarrollo en un entorno adecuado. Para ello, el cuarto de cría debe ser limpiado y desinfectado con un producto que asegure una eficaz acción germinicida y los instrumentos que se usarán para la cría de los pollitos deben estar totalmente limpios. Antes de su llegada, la cama de los pollitos debe estar acondicionada y, además, debemos contar la luz artificial necesaria y calentar el cuarto previamente a la llegada de los pollitos para que se encuentren un ambiente a la temperatura adecuada. Para finalizar los preparativos y lograr que el espacio de los pollitos sea lo más confortable posible, debemos llenar los comederos y bebederos e instalarlos en su ubicación pertinente.

Parámetros a considerar en la cría de pollitos

Temperatura e iluminación

La temperatura ideal para la cría de pollitos recién nacidos es de 37º grados. Esta graduación puede incrementarse en uno o dos grados como mucho, sobre todo en los primeros días de vida de los pollitos, pero nunca debe ser inferior a 37º. Los pollitos tienen la capacidad de autorregular la temperatura óptima que requieren para su desarrollo, por lo que ellos mismos se alejarán o se acercarán al foco de calor según sus necesidades.

La temperatura a la que están expuestos los pollitos debe ir reduciéndose gradualmente hasta alcanzar los 30º al final de la primera semana de vida de las crías y hasta los 25º en el momento en que los pollitos superen el primer mes de edad. Una vez que los pollitos han alcanzado los 30 días de vida, la temperatura se debe ir

disminuyendo paulatinamente durante el segundo mes de vida, momento a partir del cual los pollitos se criarán a temperatura ambiente, siempre que no sea excesivamente baja.

El aumento de la temperatura en el cuarto de cría se obtiene con lámparas especiales de infrarrojos. En el mercado se pueden encontrar multitud de lámparas de diversas formas y presentaciones, aunque las más corrientes presentan una forma cónica. Las lámparas más recomendables para la cría artificial de pollitos incluyen bombillas de infrarrojos en tonos rojizos o azulados que oscilan entre los 150 y 250 vatios, para voltajes de entre 125 y de 220. Las bombillas fabricadas en estos tonos son más propensas a permitir el paso de las radiaciones calóricas y dificultan el paso de las radiaciones lumínicas. Por tanto, la utilización de este tipo de lámparas especiales evita, en la medida de lo posible, posibles trastornos que el exceso de luz podría ocasionar en el desarrollo de los pollitos.

El mantenimiento del cuarto de cría a una temperatura idónea es un factor fundamental para lograr una cría de pollitos exitosa. A una correcta temperatura, los pollitos se repartirán uniformemente por el criadero y no habrá ningún problema en su desarrollo. Si hay exceso de temperatura, los pollitos se irán alejando de la zona de ubicación de la lámpara, originando una superpoblación en las zonas más alejadas del foco de calor. Sin embargo, si la temperatura es demasiado baja, ocurrirá la situación inversa, ya que los pollitos se amontonarán en la zona próxima al foco de calor.

Si por el contrario, la cantidad de pollitos que deseamos criar es mínima y utilizamos una criadora artificial, el aparato cuenta con todos los mecanismos necesarios para ir regulando la temperatura que los pollitos requieran en cada una de las etapas de su desarrollo.

La iluminación es otro parámetro que no debemos descuidar en la cría artificial de pollitos. En sus primeros días de vida, requieren permanente iluminación artificial con altos niveles de intensidad que, además de dotar de calor a los pollitos, ayudará a iniciar su desarrollo.

Ventilación

Una buena ventilación es imprescindible, ya que los pollitos son criados en una criadora o en cuarto de cría, espacios relativamente pequeños en proporción a la cantidad de pollitos que cohabitan en el área de cría. La concentración de un número significativo de pollitos provoca un exceso de los niveles de dióxido de carbono y de vapor de agua. Es fundamental eliminar esta desproporción para evitar altos porcentajes de humedad en el ambiente y el aire sobrecargado, aspectos que pueden perjudicar negativamente en la salud de los pollitos.

En el interior del área de los pollitos debemos mantener un ambiente óptimo aportando el oxígeno necesario para el desarrollo de los pollitos, por tanto, la ventilación en el cuarto de cría es una condición indispensable para concluir con éxito la cría artificial de pollitos.

La ventilación del cuarto de cría de los pollitos debe ser continua e intensa, pero siempre y cuando se eviten las corrientes de aire. Para evitar posibles corrientes de aire, es recomendable instalar una improvisada barrera o muro en forma de círculo, de aproximadamente un metro de altura, compuesta por una lámina de madera, cartón o un material similar. La barrera debe colocarse en torno al área ocupada por los pollitos y la zona de irradiación de la lámpara de infrarrojos, a fin de proteger a los pollitos, sobre todo en los primeros compases de su vida, en caso de que se produjesen corrientes de aire. La instalación de esta especie de muro, además, mantiene a los pollitos próximos al foco de calor evitando que se amontonen en los espacios del cuarto de cría más alejados la lámpara de infrarrojos.

Humedad

Los niveles de humedad más apropiados en el que debemos mantener el área de cría de los pollitos no deben superar el 60%. Este parámetro se puede controlar manteniendo una buena ventilación y asegurando la circulación de aire fresco. Además, para mantener unas buenas condiciones de humedad debemos dotar a los pollitos de una cama adecuada que se mantenga seca y limpia.

Alojamiento

El alojamiento de los pollitos es otro parámetro de la cría artificial que hay que tener en cuenta antes de iniciar el proceso. El cuarto de cría debe ofrecer las mejores condiciones para el desarrollo de los pollitos. La finalidad del cuarto de cría es proteger a los pollitos de la lluvia, el frío y los cambios bruscos de temperatura. Antes de elegir el cuarto de cría debemos considerar la cantidad de pollitos a criar para contar con un espacio suficientemente amplio y que no se produzca una sobreocupación de pollitos. Además, el cuarto de cría debe estar diseñado de modo que su limpieza y desinfección sea fácil, debe permitir la regulación de la temperatura necesaria en cada momento y debe proporcionar un ambiente limpio, bien ventilado y libre de corrientes de aire.

Los pollitos deben tener un lecho o cama sobre el que puedan reposar cómodamente. Las camas pueden construirse con diversidad de materiales, aunque lo más comunes son virutas o serrín de madera y paja. La humedad de las camas debe controlarse y debe oscilar entre el 20% y el 25%. Cuando los niveles de humedad son inferiores se forma polvo, mientras que cuando son superiores la cama se humedece y apelmaza.

En el caso de que vayamos a criar una pequeña cantidad de pollitos y nos decantemos por el uso de una criadora artificial, simplemente tendremos que tener en cuenta el número exacto de pollitos que vamos a criar para elegir cualquier criadora de las disponibles en el mercado que ofrezca la capacidad suficiente para albergar a todos los pollitos e incluya el comedero y el bebedero, la lámpara especial de calor y un termómetro analógico.

Alimentación

Una alimentación adecuada es fundamental para que los pollitos desarrollen una idónea constitución corporal en cuanto a niveles óseos, de grasa y de musculatura. Sin embargo, la alimentación que debemos suministrar a los pollitos es muy sencilla. Su dieta se compone de pienso compuesto granulado de iniciación para cría que podemos encontrar fácilmente en el mercado en cualquier establecimiento especializado. No es recomendable suministrar a los pollitos ni granos ni hierba hasta que no cumplan el primer mes de edad. Los pollitos deben disponer de agua potable, limpia y de calidad, así como de comida, a libre disposición, desde el primer día de su vida.

Limpieza e higiene

La limpieza y la higiene son dos factores fundamentales que no debemos descuidar ni un solo día en el proceso de desarrollo de los pollitos. Por ello, debemos mantener el cuarto de cría y los instrumentos utilizados totalmente limpios y desinfectados. Además, debemos proteger el área de los pollitos de insectos, roedores, etc. y limitar el tráfico humano. En el caso de utilizar una criadora artificial para el desarrollo de nuestros pollitos, la limpieza y la higiene son dos aspectos que se deben cumplir a rajatabla. La criadora debe estar permanentemente limpia y desinfectada y las bandejas de la criadora donde los pollitos depositan sus excrementos deben ser limpiadas con frecuencia.

Independientemente de si se emplea una criadora o los pollitos se hospedan en un cuarto de cría, hay que tener en cuenta que el agua de los bebederos se ensucia fácilmente con restos de alimentos y, a veces, con sustancias contaminantes. Para evitar que se desarrollen gérmenes en los bebederos y comederos, hay que limpiarlos al menos una vez al día, sobre todo durante las dos primeras etapas de vida de los pollitos. Es recomendable llenar los comederos hasta la mitad para evitar desperdicios de comida y limpiarlos periódicamente para, además de evitar el desarrollo de gérmenes, evitar la acumulación de restos de alimento viejo o mohoso.

Control de enfermedades

El brote de algún tipo de enfermedad en el seno de un área en el que convive una significativa colección de pollitos es muy probable. La presencia de alguna patología grave se manifiesta por el número de bajas y por el número de pollitos enfermos registrados. El óptimo cuidado de los pollitos, su correcto manejo y la bioseguridad componen la receta ideal para prevenir muchas enfermedades. La limpieza diaria de los bebederos y comederos, la desinfección periódica del área de cría y el mantenimiento de la cama de los pollitos seca y limpia son la mejor estrategia para evitar posibles enfermedades.

Para que todos los pollitos crezcan sanos y vigorosos y mantengan una salud de hierro es fundamental mantener unos buenos niveles de ventilación. Es necesario asegurar la circulación de aire fresco y mantener un ambiente sin aire sobrecargado para impedir que se debilite el desarrollo de los pollitos.

Cuando los pollitos que están gravemente enfermos o han causado baja no se retiran inmediatamente pueden infectar al resto. Por esta razón, los pollitos deben ser examinados periódicamente para comprobar si hay alguno enfermo o magullado, si la cama está en buenas condiciones, si el aire y la temperatura se mantienen en sus niveles óptimos o si existen otros problemas que puedan perturbar el correcto desarrollo de los pollitos. Además, estas labores de prevención se pueden complementar con la vacunación y el uso de antibióticos (cuando ocurran casos extremos y siempre que su uso sea responsable y no discriminado).

Canibalismo

El canibalismo es un contratiempo que puede afectar negativamente en el desarrollo de las crías. Los pollitos empiezan a picar prácticamente desde el momento en que eclosionan del cascarón huevo y esta costumbre no la abandonan durante el resto de su vida. Las causas del canibalismo pueden ser diversas como por ejemplo el amontonamiento de pollitos y, en consecuencia, la falta de espacio para comer, beber y descansar, deficiencias en la alimentación, exceso de calor, exceso de luz, estrés y la presencia de sangre visible en algún pollito que ha resultado lastimado. El canibalismo es una adversidad difícil de controlar una vez que ha comenzado. Por ello, a fin de evitarla, es muy recomendable controlar los principales factores causantes del canibalismo. En casos extremos, si fuese necesario se puede cortar el pico de algunos pollitos. Si necesitáramos recurrir al despique en alguna situación, debemos asegurarnos que el corte cauterice para evitar que el pico sangre o pueda infectarse.

El proceso de cría de pollitos

Una vez que los pollitos comienzan a picar el cascarón del huevo y eclosionan, debemos mantenerlos durante 24 horas en la nacedora, antes de introducirlos en la criadora. La lámpara especial de infrarrojos dotará a los pollitos del calor necesario para iniciar su desarrollo. En la primera fase del proceso, de aproximadamente un mes de duración, es cuando más atención debemos prestar a los pollitos. La alimentación en esta primera etapa debe estar compuesta por pienso granulado para cría y los pollitos deben contar agua potable y de calidad abundante. Transcurrida esta fase inicial, podemos trasladar a los pollitos a una jaula de cría sobre la que una lámpara especial suministrase la luz y el calor necesario para completar esta segunda fase que duraría en torno a un mes y medio y sería el periodo previo al proceso de recría de pollitos.

Recría de pollitos

La recría de pollitos es la última fase del proceso de cría artificial de pollitos, el período comprendido entre los dos meses y medio y tres meses de vida de los pollitos y el comienzo de la puesta de huevos. La recría es una etapa en la que los pollitos no exigen unos cuidados tan minuciosos como en las primeras fases de la cría. Sin embargo, la atención prestada a nuestros pollitos no debe ser descuidada porque la recría es la etapa previa al periodo de puesta, proceso fundamental para el futuro de una gallina ponedora. Por tanto, durante el proceso de recría debemos seguir una serie de pautas. En primer lugar, el espacio de recría de los pollitos, debe cumplir todos los requisitos de higiene y limpieza. Además, debe incluir una zona cubierta donde los pollitos estén completamente protegidos de las inclemencias meteorológicas. Es recomendable equipar el cuarto de recría con una especie de posaderos para proteger a los pollitos de la humedad del suelo y también podemos equipar la instalación con un revolcadero, para que los animales puedan revolcarse y esta forma mantener limpio su plumaje.

Por último, el lugar de recría debe contar con una zona de patio al aire libre donde los pollitos puedan campar a sus anchas.

 

 Artículo publicado en la revista Aviocio nº 3

 

7DMWH2QGH33B

Comparte:



3 Respuestas en “Cría de pollitos: todo lo que debes saber

  1. Migval
    Migval el dijo:

    Básico e interesante para iniciarse

  2. patricia_campo
    patriciada el dijo:

    Se pueden tener en interior, en un piso o algo asi? Nosotros en la cuadra no podemos tenerla, es pequeña y no creo que pudiesen estar con el resto. Pero en el porche que es medio cerrado los podríamos tener?

  3. DavidPB
    DavidPB el dijo:

    ¿hablas de una criadora, de los pollitos? lo ideal es tenerlos en interior, y depende de donde vivas, no? además la criadora está conectada a la luz… son animales, te recomiendo que busques un sitio acondicionado para ellos.

Publica tu comentario


Suscríbete al Agroboletín

Recibe semanalmente ofertas y análisis de los productos más interesantes.